Ofrece tu casa (sin peligro) como destino de turismo rural

Hay muchas personas que tienen una segunda residencia en el pueblo y creen que le podrían sacar rendimiento económico pero no saben cómo. Una manera muy sencilla de ganar es el turismo rural, una de las opciones predilectas de los urbanitas en los últimos tiempos. Para desconectar de la ciudad, no hay nada como ir a un pueblo y olvidar las preocupaciones del día a día. De hecho, si no hay cobertura para el móvil, mejor que mejor.

Sin embargo, algunas personas se echan atrás porque piensan que su casa puede sufrir desperfectos. Sin embargo, la mayoría de huéspedes suelen comportarse correctamente, aunque nunca está de más poner alguna medida de prevención.

Consejos para alquilar tu casa

Ante todo, intenta no alquilar tu alojamiento a menores sin la supervisión de un adulto. Es obligatorio pedir los DNI o documentación correspondiente a cada uno de los viajeros y presentar este documento ante la Guardia Civil. Puedes hacer una copia de este informe y guardarla, para así poder identificar los clientes en caso de que haya desperfectos. Si ha habido intercambio de correos electrónicos en el proceso de reserva de la casa, guárdalos durante un tiempo.

Crea un inventario en el que se describan los desperfectos que ya tiene tu alojamiento (si tiene). Léelo en presencia de los huéspedes, firmáis las dos partes que estáis de acuerdo con la revisión y comprueba, antes de la salida de los viajeros, que todo está en el mismo estado en que se encontró con el inventario a la mano. De este modo, si ha habido algún incidente más, tendrás una prueba por escrito. Pide una fianza de acuerdo con el precio de alquiler de la casa y las noches de estancia. Antes de devolverla, comprueba el estado de la casa y lo que engloba el inventario.

Si a pesar de estas medidas te enfrentas a una situación de destrozos, te recomendamos una serie de pasos a seguir para afrontar la situación:

  1. Mantén la calma. No toques nada, deja todo como te lo has encontrado para poder tener pruebas de los desperfectos.
  2. Haz fotos del estado del alojamiento y de todos los daños causados.
  3. Denuncia a la Policía lo que ha pasado para que realicen un informe del estado de la casa y puedan buscar a los responsables.
  4. Llama a tu compañía aseguradora para que estén al tanto y te comuniquen los pasos a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *