Cómo exprimir al máximo el tiempo al aire libre

Nos encontramos metidos de lleno en la era de la tecnología y el consumismo, y a veces olvidamos lo reconfortante que puede ser una salida al campo. De hecho, es una de las costumbres que deberíamos llevar bien insertas en nuestro ADN por nuestra condición de seres humanos, pero por alguna extraña razón hemos dejado de salir al exterior para refugiarnos en nuestras casas o centros comerciales.

Aquí queremos dejar tres consejos como alternativas para el tiempo libre, especialmente para vivir en familia. De esta manera, se inculcarán una serie de valores muy positivos a los más pequeños de la casa, que en el futuro les permitirán disfrutar de la vida de una manera más sana y sin necesidad de gastar dinero para cubrir carencias.

Disfrutar del tiempo

Mire las nubes y pregúntele a su hijo qué formas e imágenes ve. Los niños mayores pueden identificar diferentes tipos de nubes, desde cúmulos hinchados hasta cirros tenues. En un día ventoso, observe con qué rapidez las nubes cruzan el horizonte. Y aunque a todos nos encantan los días soleados, el mal tiempo también puede ser divertido, dice Michael E. Ross, un naturalista que dirige los tours en el Parque Nacional Yosemite, en California. Observe una tormenta desde una ventana acogedora. Lleve campanillas, cometas o banderas al aire libre para ilustrar cómo un viento tempestuoso puede poner en movimiento objetos. Vista a sus hijos con el equipo adecuado y déjelos pisotear bajo la lluvia o la nieve.

Aprender a cultivar

Déle a su hijo su propio pedazo de jardín o maceta de tierra, y pídale que plante una flor, un vegetal o una hierba de su elección (las plantas de brotes rápidos como las caléndulas, la albahaca o los tomates pueden ofrecer resultados rápidos y gratificantes). Invierta en herramientas de jardinería pequeñas pero resistentes, y deje que su hijo cave un hoyo y plante las semillas. Enséñele a regar la planta regularmente y en cantidades adecuadas. Pero trate de no sobredirigir sus primeros esfuerzos de jardinería, dice Kathy Bond Borie, codirectora de medios educativos de la National Gardening Association. “Relaja tus estándares. Está bien que su hijo tenga filas torcidas o algunas malezas mimadas”.

Celebrar la salida y puesta del sol

Ocurre todos los días, pero pocos de nosotros nos tomamos el tiempo para captar las tonalidades cambiantes del cielo matutino o vespertino. Si sus hijos se levantan temprano, llévelos afuera para escuchar los llamados de los pájaros y observe la oleada de actividad poco después del amanecer. Los artistas en ciernes pueden dibujar lo que ven. Los niños mayores pueden registrar el momento en que el sol aparece en el horizonte y observar cómo cambia a medida que pasan los días. Al atardecer, disfrute del espectáculo multicolor del cielo, y busque y escuche a las criaturas nocturnas.